Manifiesto en defensa de las producciones campesinas

En estos tiempos de aislamiento en La Troje seguimos cuidando las plantas en el invernadero y las huertas. Las semillas han germinado bien y están creciendo de maravilla esta primavera suave aunque extraña para nosotros los humanos. Los frutales florecen y el suelo está ya estercolado.

También en esta situación se hace más patente que nunca la importancia vital de los cuidados. Cuidados a las personas enfermas o vulnerables. Cuidados a todas, porque todas somos vulnerables. La producción agroecológica también son cuidados. Porque nos alimenta y porque mantiene la fertilidad del suelo y de las semillas.

Sin embargo, no siempre está resultando fácil mantener la actividad agraria de pequeña escala o de autoabastecimiento. Ha habido sanciones a agricultores/as y ganaderos/as, en desarrollo de su imprescindible trabajo, así como a consumidores/as de circuitos cortos de comercialización y hortelanos/as para autoconsumo. A pesar de estas dificultades, los proyectos agroecológicos están demostrando que son una alternativa imprescindible para superar crisis como la del COVID-19, asegurando la distribución de alimentos de proximidad a través de circuitos cortos de comercialización.

Por ello, más de 150 sindicatos agrarios, organizaciones campesinas y ecologistas, así como universidades y centros de investigación han firmado un Manifiesto en defensa de las producciones campesinas en el Estado español, que se ha enviado el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación.

Entre estas organizaciones está la Red de Semillas de la que forma parte la Asociación La Troje.

En el manifiesto se solicita, entre otras cosas:

1.       Que se autoricen explícitamente los desplazamientos a granjas, huertos y corrales de autoabastecimiento de alimentos, incluso sin estar la persona dada de alta en el régimen agrario, tanto para el mantenimiento del funcionamiento de la granja, como para la cosecha de alimentos.

 2.       Que se considere, dentro del Artículo 7.1.a del Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo, los desplazamientos de los/as consumidores/as para adquirir alimentos directamente en finca, si ésta es punto habitual de venta, o en grupos de consumo, siempre y cuando se cumplan todos los protocolos de seguridad establecidos.

 3.       Que se comunique, tanto a las comunidades autónomas y ayuntamientos, a las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado, como a la sociedad en su conjunto, la importancia, ahora más que nunca, del papel fundamental de las personas productoras y el pequeño comercio en alimentarnos y sostener nuestros agroecosistemas, y por tanto de consumir productos lo más locales y frescos posible, así como la seguridad alimentaria de los mercados no sedentarios de proximidad y otras vías de venta directa.